Actualización COVID-19 Agosto: el pueblo sigue pagando los costos de la pandemia

El manejo de la pandemia en Chile ha sido desastroso. Luego de 5 meses, Chile se ubica entre los países con peor manejo sanitario, superando los 440.000 casos y con un número de fallecidos que roza las 15.000 muertes de acuerdo al informe del DEIS. Todavía peor, con la instalación del debate por desconfinar las comunas en cuarentena,  vemos con preocupación la poca atención a las medidas sanitarias y epidemiológicas que aminoren la situación. 

Fotografía de Carlos Vera

Actualmente la situación nacional es heterogénea y compleja. Por una parte, la RM luego de sucesivas semana de disminución en el número de casos pasó de representar el 76% de casos nacionales a menos del 68%, mientras que la ocupación de camas con ventilación mecánica en la región bordea el 75% marcando la salida de la fase más crítica del peak de contagios. A raíz de esto, el 28 de julio se desconfinaron las primeras comunas de la RM: Colina, La Reina, Las Condes, Lo Barnechea, Tiltil, Vitacura y Ñuñoa a las que el lunes 17 de agosto se sumaron Santiago y Estación Central. 

En paralelo, las demás regiones del país atraviesan diferentes etapas. Durante el mes de julio, la epidemia avanzó con fuerza en las regiones con actividad minera, tales como Tarapacá, Antofagasta, Arica y O’Higgins. Si bien, hoy la situación ha mejorado y comunas como Rancagua ya han iniciado el desconfinamiento, la situación aún es grave en las regiones de Tarapacá, Antofagasta y Coquimbo, que presentan una alta ocupación de las camas  con ventilación mecánica, marcando la mayor demanda nacional actual

TE PUEDE INTERESAR: ¿Por qué la crisis sanitaria es una razón más para construir organización con vocación revolucionaria?

Pese a que el plan de desconfinamiento parece avanzar en forma acelerada y se toma el debate público, la situación nacional aún no está controlada del todo, situación recogida por un reciente estudio de la Fundación Ciencia y Vida junto a universidades chilenas que muestra lo contrario. Uno de los principales indicadores que recoge la investigación es el “número reproductivo R o Re” que cuantifica la capacidad de transmitir el virus por cada portador en un lapso de 5 días. 

A grandes rasgos, si R es menor a 1 indica una disminución en la tasa de contagios y si es mayor señala que la velocidad de contagio está aumentando. Este índice muestra que entre las comunas que iniciaron la transición en la RM, la situación se agravó en Ñuñoa, que luego de 2 semanas de desconfinamiento su R efectivo pasó de 1.2  a 2.4. Este mismo índice indica que a nivel nacional el número de contagios va al alza:  hace 14 días era 1.02, y la semana pasada subió a 1.09.

Como profesionales ConVocación no estamos dispuestos a que el pueblo siga pagando las consecuencias de un modelo de sociedad en que la vida y dignidad de las personas son accesorios. Porque siempre es el pueblo y los más pobres quienes pagan las consecuencias de las políticas neoliberales, no es una sorpresa que las comunas que encabezan el número de fallecidos como Cerro Navia y La Pintana, sean también las comunas con menor nivel socioeconómico nacional. Más aún, nos parece esencial que las políticas sanitarias sigan estrictos criterios epidemiológicos, ubicando en primer lugar el respeto por la salud y dignidad de las personas. Hoy el COVID-19 nos dio la razón: Revolución.